Decoración, Hostelería

Ideas para la decoración de restaurantes estilo colonial

Ideas para la decoración de restaurantes estilo colonial

 

Para que un restaurante consiga atraer amplia clientela todos los días de la semana son necesarios varios factores. La buena comida, casera y rica, es la principal clave, mientras que el precio y la atención del personal son importantes también. Sin embargo, el aspecto y el abiente del restaurante van a ser lo primero que vean los potenciales clientes, y la imagen que tengan de ello condicionará mucho cómo se sentirán ahí y su opinión sobre el resto de aspectos. Así, la decoración del restaurante es clave para la experiencia del cliente y deberíamos invertir tiempo y dinero en que luzca lo mejor posible.

 

 

En este artículo vamos a hablar de ideas para la decoración de restaurantes de estilo colonial. Este estilo proviene del siglo XIX y se llama así porque era el estilo que usaban las potencias colonialistas, como Francia, Alemania o Inglaterra, y que exportaron a los países que colonizaban.

 

 

Su principal característica es la calidez que aporta a los espacios, pero también la mezcla de culturas. Estaba inspirado en los países europeos, pero al ser fabricado en lugares tropicales o exóticos, los materiales son diferentes y hay influencias: afrianas, americanas o asiáticas.

 

 

Si quieres decorar tu restaurante con estilo colonial, los muebles de maderas exóticas son imprescindibles. Por ejemplo, puedes usar teka, caoba, o materiales que imiten fielmente estas dos. Los muebles de esa época son recios y la madera es protagonista, así que puedes optar por mesas grandes con anchas patas.

Además, no te olvides de que el resto de elementos textiles también tienen que ir a conjunto. Para los manteles, servilletas y cortinas puedes optar por fibras naturales, como lino o rafia, dando un aspecto lo más exótico posible. Hay que tener en cuenta que en el estilo colonial los colores que más se usan son los neutros, así que la mejor opción es elegir telas blancas y sencillas. Si quieres ampliar la gama de color te recomendamos colores ocres o tierra. En menor medida se pueden usar colores más vivos, como amarillos, verde lima o incluso rojo o burdeos. Pero estos no deberían ser los protagonistas, sino que pueden tener algún detalle, por ejemplo, en unas cortinas o una alfombra.

 

 

En cuanto al resto de decoración, se pueden usar plantas en maceteros sobrios. Es importante que las plantas estén bien cuidadas y no den imagen de selva, ya que estamos buscando un equilibrio cuidado entre la imagen occidental, europea, y la imagen exótica. Es decir, la combinación colonial propia de la mezcla de culturas del siglo XIX.

 

 

Otra opción es usar biombos de inspiración asiática para separar compartimentos, pero es fundamental que la madera y tela de estos combine con la madera y tela de las mesas. El estilo colonial jamás debería ser un batiburrillo de cosas que se venden allende los mares, sino que debe ser sencillo y coherente.

 

 

En conjunto, te recomendamos que no recargues demasiado la estancia (no tiene que ser barroco) y que uses estancias amplias y luminosas. Para evitar recargar demasiado puedes combinar mesas más recargadas con otros muebles de estilo ligero y grandes ventanales.

 

Por último, no te olvides de cuidar el resto de detalles, como vajilla, cubertería y la carta. Si eres capaz de integrar todos estos detalles y además ser coherente con la comida que preparas, serás capaz de ofrecer a tus clientes la verdadera experiencia colonial, y tu éxito estará asegurado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *